Posada LA SOLANA


    Altamira, "Capilla Sixtina del Arte Rupestre"

    Cuevas de Altamira

    patrimonio
    de la humanidad

    HISTORIA

    Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985 y en Febrero 2014 fue abierta de nuevo al público para ser visitada de manera muy controlada por grupos reducidos de personas. No obstante, junto a las cuevas originales, se encuentra una réplica y un museo para facilitar su conocimiento al el gran público.

    CUEVAS

    La cueva de Altamira se ha convertido en un icono para la sociedad, un lugar donde descubrir el inicio de nuestra historia a través de una de las más extraordinarias creaciones artísticas, el primer arte de la Humanidad.


    Hablar de Santillana del Mar es hacerlo también de las Cuevas de Altamira.

    Calificativos como «Capilla Sixtina» del arte rupestre, «...la manifestación más extraordinaria de este arte paleolítico...», «... la primera cueva decorada que se descubrió y que continua siendo la más espléndida» , «...si la pintura rupestre (paleolítica) es el ejemplo de una gran capacidad artística, la cueva de Altamira representa su obra más sobresaliente»? nos indican la gran calidad y belleza del trabajo del hombre magdaleniense en este recinto.

    La cueva de Altamira alberga una de las manifestaciones artísticas más extraordinarias del arte paleolítico. Se encuentra en lo alto de una colina en el municipio de Santillana del Mar (Cantabria) desde donde se puede contemplar el paisaje montañoso de la Cordillera Cantábrica y las suaves colinas del litoral.

    La cueva fue hallada por casualidad en 1.868 por Modesto Cubillas, a través de quien llegó al conocimiento de su primer gran impulsor: Marcelino Sanz de Sautuola. La parte más famosa de la cueva, conocida como la "sala de los polícromos", no fue descubierta sin embargo hasta 1.879, en el transcurso de una visita en la que Sanz de Sautuola iba acompañado por su hija María.

    La espectacularidad de las pinturas implicaba el reconocimiento de la capacidad y destreza artística de nuestros antepasados paleolíticos; era la primera vez que se atribuía esta habilidad a las gentes de la Prehistoria. La comunidad científica, sin embargo, no aceptó la originalidad de las pinturas hasta 1902 (después de que se produjeran) tras los descubrimientos de algunas cuevas con arte rupestre paleolítico en Francia.

    Durante el siglo posterior a su descubrimiento, la masiva afluencia de visitantes a la cueva comenzó a inquietar a los científicos ante un posible deterioro de las pinturas. Esto provocó en 1979 el cierre de las cuevas de Altamira, primero total y después controlado en aras a preservar su valioso contenido.


    www.museodealtamira.mcu.es



    HAZ TU RESERVA ahora MÁS FÁCIL Y RÁPIDO
    reservas@posadalasolana.es